La Cirugía Laparoscópica es la que se realiza sin abrir el abdomen, sino accediendo al interior de la cavidad abdominal a través de pequeños orificios de 0,5 a 1 centímetro.

Por estos orificios se introduce una cámara y pequeñas pinzas e instrumentos que permiten realizar lo mismo que se realiza mediante cirugía abierta, pero generando una agresión mínima al cuerpo, por lo que se habla de una técnica mínimamente invasiva.

Actualmente la Cirugía de Obesidad se realiza siempre por vía laparoscópica, ya que permite una excelente visualización y manipulación de los órganos abdominales, provocando un trauma mínimo de los tejidos, con lo que se consigue tener una recuperación más rápida, casi sin dolor y evitando las complicaciones respiratorias y de la herida operatoria, como hernias e infecciones.